Google+ Followers

8.06.2013

La casada Infiel

Sus muslos se me escapaban como peces sorprendidos, la mitad llenos de lumbre, la mitad llenos de frío. Aquella noche corrí el mejor de los caminos, montado en potr
a de nácar sin bridas y sin estribos.

No hay comentarios: